Día 3: De pueblo en pueblo

Antier (sábado) fui, junto con algunos de mis amigos y compañeros de la universidad, a un pueblo que se llama Malinalco, se encuentra a unos kilómetros de Chalma, en el Estado de México, muy cerca de Morelos.

Ya es costumbre que siempre me la pasé excelentemente bien en los viajes, en este campamento no fue la excepción. Tengo que decir que nunca dejé de lado mi compromiso por salvar al mundo y, en esta ocasión, cumplí con el punto #46 “De pueblo en pueblo”.

Este punto meciona lo siguiente: “El turismo rural es una magnífica manera de contribuir a las modestas economías de la gente que vive en el campo y de ayudar a fijar población en los pequeños pueblos”.

La gente que nos recibió en el lugar donde acampamos se portó de la manera más cordial posible -lo cual agradezco infinitamente-. La comida estuvo genial -a reserva de las mojarras minitoy-, esas quesadillas -de queso ja, ja-, los tamales rojos; los bombones en la fogata; y por supuesto esas cervezas de la región -corona y victoria- que desconozco lo que contenían porque, después de no se cuántas unidades, me dejaron en un estado inconveniente… ja, ja ja.

Bueno, lo que quiero decir es que nuestra visita ayudó económicamente a la gente que vive en ese rancho, al comprárles comida y bebida, y espero regresar, ayudárles nuevamente e investigar qué es lo que tenían esas cervezas…

Anuncios

~ por Enrique Zamudio en octubre 29, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: