Contra el Dr. Simi

Dicen que reirse es la mejor medicina para curar todo mal. Todos sabemos que la salud es una de las prioridades de toda persona para tener bienestar y se busca la manera de garantizarlo. Una de estas formas es adquiriendo medicamentos en farmacias, pero algunos de ellos son muy caros y se tiene que economizar para garantizar la buena administración de otro aspecto, fundamental para muchos, que es el dinero.

Para nuestra fortuna existen las Farmacias Similares que venden medicamentos a bajo costo, pero de dudosa calidad. Su dueño, Victor González Torres, es visto como uno de los grandes salvadores de los pobres, pero también como el empresario de la industria farmacéutica más carismático y bailador de la República Mexicana.

 Tengo que confesar que más de una vez he caído en aquellos consultorios para poner fin a una gripe. Nunca se me ha curado; hasta he llegado a pensar que estoy contagiado de la gripe aviar -ja, ja, ja es broma-. En este tipo de falsas soluciones aplica la gran frase que dice que lo barato sale caro.

Mi postura ante la operación de las Farmacias Similares es moderada porque, aunque no te curan del todo de alguna enfermedad, por lo menos los médicos que ahí laboran y los medicamentos que ofrecen te dan una sensación de tranquilidad. La verdad es que la mayoría de la gente no conocemos la terminología médica, y mucho menos su letra, y aquellos pseudo-médicos se expresan así a propósito para evitar cualquier cuestionamiento.  Con esto no quiero decir que todos los médicos de éstos establecimientos son falsos, pero si me ha tocado ver a galenos que parece que realizan cambio de aceite en lugar de cirujías.

La única manera de evitar una enfermedad es tener cuidado. También conocer un poco los términos médicos y, sobre todo, preguntar si no se entienden las cosas. Otra manera de curarse es reirse de la vida. Por esta razón y gracias a unos videos que encontré en la red, los invito a burlarse del Dr. Simi que sí, en efecto, ayuda a curar los males.

Si esto es el inicio de una revolución contra el Dr. Simi, creo que estamos muy, pero muy, equivocados. Aunque sí da mucha risa ver cómo vuelan sus patitas y, sobre todo, imaginarse estar dentro de la botarga y que repentinamente se sienta un fuerte empujón y un golpe en el suelo sin saber que fue, sino hasta que se deshace del traje y pregunta a su alrededor. También lo que da risa es la gente que hace este tipo de videos, vean sus apodos y la música que ponen que, la gran mayoría de las veces, ni saben qué significa la letra y sólo con escuchar tamborazos y guitarras distorsionadas se cree que es sinónimo de rudeza. Pero lo que más me da risa es la gente que los ve, se rie y los presume en su blog.

Anuncios

~ por Enrique Zamudio en diciembre 27, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: