Anti-verso: el inicio en 12

Encantado estoy por regresar a casa
aquí en mi cuarto es donde leer sí puedo
porque allá donde la señora Juana,
con roomies, aunque quiera, nomás no puedo.

Es curioso: libros en mi cuarto hay muchos
pero eso no quiere decir que los lea.
Debería de ellos sacar muchos frutos,
aunque penoso intento como éste sea.

Así yo te escribo por primera vez
alentado por un pequeño gran libro.
El Cerco de Numancia su nombre es
Cervantes lo escribió. Tal vez hoy la libro.

De aquél párrafo las sílabas conté
fueron doce, como bien se puede ver.
Tiene nombre en poesía, yo no lo sé.
Sirve Wikipedia para conocer.

Esto ya dio mucha pena, don’t you think?
¡Ah! Lamentable fue esta combinación.
Igual de payaso soy que Cepillín.
Seguro tú pensarás: ¡pobre ratón!

No lo puedo evitar, ¿cómo terminar?
Necesito un buen final, ¿verdad que sí?
¡Demonios! ¿Será difícil de encontrar?
No, termina como todos: con un FIN.

Anuncios

~ por Enrique Zamudio en marzo 23, 2008.

2 comentarios to “Anti-verso: el inicio en 12”

  1. tal vez parezca de lo mas extraño que alguien como yo (con tanto tiempo sin comunicacion) te escriba…
    sin embargo aparte de saludarte y felicitarte por la forma en como escribes; tengo que aceptar que no tengo la menor duda de que escribes poca poca madre!!

  2. hola…buen intento….cuidate..y sigue escribiendo.bye bye

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: