Miércoles

Justo en estos momentos es cuando creo que desperdicio el tiempo. Cuando creo que mi vida es menos interesante que la de los demás. Cuando siento que ésta debe ser interesante como la de ellos. Cuando inicia un proceso de retrospección para ver ¿qué hice?, ¿qué he hecho?, ¿qué voy a hacer?… ¿Qué…?

 Cierto. necestio un poco más de tiempo para hacer un registro de poco más de dos décadas. Entonces se piensa hacerlo por día, quizá por horas. Hoy desperté como a eso de las siete. No me levanté. Aunque no tenía problema para hacerlo, simplemente no escuché nada y decidí esperar un poco más.

Es miércoles de levantarse más tarde, de editorial, de play station y, a veces, de cine. Pero hoy es un miércoles especial. Es día de puré de papa, de jugar fútbol soccer, de un par de cervezas holandesas viendo más fútbol, de intento de depresión e intentar escribir un reportaje.

Por un momento lo crees.
Pero no: eres tan anodino
como tú mismo, chavo.
Ni quién te pele.

Recuerdas el partido. Siempre haces lo mismo: te metes donde no debes, donde nunca has jugado y, sin embargo, tienes suerte -por hoy. De centro delantero no juegas, pero hoy decides hacerlo y tienes fortuna: logras marcar tres goles. Te llaman figura y sólo te ries, mueves la cabeza de un lado a otros, en negativa, porque sabesque hiciste menos que los demás. Además, alguien metió cuatro, porque así tú lo quisiste. Siempre te ha gustado el bajo perfil.

Al terminar el partido vas a la Facultad. En realidad no tienes que ir, pero quieres verla, sólo verla, quizá saludarla pero de lejitos, porque eres un cobarde. Llegas antes de tiempo: falta media hora para que salga de clase. Haces tiempo, claro: sacas copias, saludas a gente que no te interesa. Temes que se enteren de algo que todo el mundo sabe y evitas preguntar por ella. No la encuentras.

Frustrado, decides regresar a casa. Uno de tus amigos te da un “aventón” en su coche. Van saliendo de la Facultad y la ves. Te emocionas. Buscas un pretexto para bajarte. No lo enucentras. La sigues viendo. fueron un par de segundos que para ti son los más valiosos del día. Suficientes para alegrarte. PAra ver que iba vestida de azul y rosa. Rosa: el color que tanto le gusta, que ya te gusta. Te imaginas qué va platicando con su amiga, su voz; sí, su voz de muñequita. Imaginas que platica sobre la conversación que tuviste ayer con ella por messenger: que gracias a ti encontró la canción de Travis que buscaba y algo sobre queso rallado.

A veces eres tan patético
que si Wili no tuviera apendicitis,
ya te hubiera dado una patada en las bolas.
Las muñecas no hablan y, si lo hicieran,
no hablarían de ti.

Ahora algo te preocupa. Recuerdas que tienes obligaciones que cumplir. No has escrito el reportaje para entregar mañana. Qué importa, hoy la viste. Piensas que tu vida es tan anodina como las demás. Justo en estos momentos es cuando creo que desperdicio el tiempo.

Anuncios

~ por Enrique Zamudio en marzo 27, 2008.

2 comentarios to “Miércoles”

  1. sin duda hay segundos que pueden compararse con una eternidad y que precisamente en ellos encuentras el sentido de muchas cosas. Tal vez para algunos es patético conformarse con solo observar, pero irónicamente los pequeños momentos son los que te hacen la vida grande…suerte…

  2. Mientras haya algo o alguien que nos haga evadir de nuestro día a día nuestra vida no será del todo insípida, sólo lo que nosotros dejemos que sea.

    ”Carretera de sueños siempre irregular, ¿dónde nos llevarás?.. A mil noches sin final”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: