Sobre la memoria finita

Ilusamente se creyó que este día sería recordado. Y no fue así. ¿Lo que pasó hace cerca de dos mil días se ha olvidado por completo? No lo sé. Quisiera creer que esto es producto de lo que se vive hoy en día: inmediatez, fugacidad, superficialidad… Ya nada permanece por mucho tiempo y lo que alguna vez fue escrito con cincel sobre rocas se olvida por estar en desuso. Lo mismo pasa con las fechas que, con suerte, llegan a recordarse. Los días feriados son -como su nombre lo dice- una fecha para celebrar y no para recordar. Entonces el significado de aquel momento importante pasa al terreno del olvido. Todo simbolismo se derrumba y se da el paso a lo lúdico o, si es el caso, a lo novedoso. Triste, ¿no? Quizás sí, pero también es cierto que hay que deshacerse de aquellos pasajes traumáticos de todas las historias. Aquellas heridas que lastiman, hieren y necesitan sanar. Entonces se dice que hay que olvidarse, actuar como si no hubiera pasado y “empezar de cero”. Y así de fácil se comienza una nueva vida. Sencillo, ¿no? Así parece. ¿por qué se olvidan las cosas? Es decir, ¿cuál es la utilidad del olvido? Creo que la más obvia es la falta de funcionalidad: ¿de qué me sirve recordar una fecha si de nada me sirve? ¿de qué sirven las conmemoraciones si ya pasaron? Nada, ni nadie va a regresar aquellos momentos y mucho menos serán de utilidad ahora. Si Luis Echeverría pide o no perdón por lo ocurrido en el 68, de nada nos sirve ahora. No revivirán los muertos, no regresarán los desaparecidos, no se borrará esa penosa escena de la historia. Además, si no hubiera ocurrido esta masacre y todo su significado quién sabe qué hubiese ocurrido con la sociedad mexicana. Sería otra Universidad, otra prensa, otra forma de civilidad… No sé. ¿Se puede eliminar algún acontecimiento de la historia? Imposible, ¿no? Pero bueno, no dudaría que alguien lo hiciera y no lo culparía, puesto que cada quien hace su lucha como puede y con lo que tiene a su alcance. Yo hago la mía recordando. tengo un problema con la memoria: se me olvida olvidar. Entonces hago el intento por registrar lo que tengo al alcance. Mucho de ello son fechas. Soy como un salmón que roe fragmentos de vida resistiéndose a la corriente del tiempo. Y aquí me tienen otra vez creyendo ilusamente que este día sería recordado… Y no fue así.

Anuncios

~ por Enrique Zamudio en septiembre 29, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: