En el séptimo día…

•octubre 5, 2008 • Dejar un comentario

1.- Resulta que nunca le había puesto atención a la canción de El Baile de Café Tacvba. Siempre la cantaba, ya sabes “¡¡papa ru papa.. euuhh ehhh ohhh!!”; la intentaba bailar en el par de veces que los he visto en vivo. En fin, me gusta la rola y la reconozco como una de las mejores o más representativas de la banda, que realmente son muchas. Pero bueno, el chiste es que me preguntan ¿Esa canción es de homosexuales, verdad? En eso dejé de cantar. No porque la canción fuera de gays, sino porque no me había percatado que en una parte dice “… me hagas el amor de hombre a hombre…”. Algo así. La verdad es que no soy muy fan de los tacvbos, ojalá y alguno que sí lo sea me pueda ilustrar…

2.- Resulta que hoy me di cuenta que me gustaría vivir en la Roma…

3.- Resulta que, como dicen por ahí, las cosas llegan cuando las necesitas. O algo por el estilo. El rollo (¡ah) es que por alguna extraña razón la vida o el osito bimbo me manda señales desde el más allá o el más pa’ ca: me han enviado un par de artículos, canciones y dos regalos. Primero un artículo sobre el funcionamiento de las “segundas nupcias”. Ja. Luego una nota sobre cómo manejar el estrés y el enojo. Ja. Otro textro más sobre la importancia de la actuación en la vida diaria y la eficacia de “contar historias”. Ja. Entonces Manu Chao me trajo unas canciones “para aquellos que han perdido la ilusión…” Ja. Y finalmente, mis tíos me obsequian una baraja con imágenes anatómicas, donde el as de tréboles es un tímpano. ¿Será que la suerte vendrá escuchando? Ja. También me regalaron una pelota antiestrés… Ja.

Anuncios

Crispín con resaca

•octubre 4, 2008 • Dejar un comentario

Ahí está Crispín. Después de una intensa noche se nota devastado, presa del agotamiento y los excesos que han regresado del ayer.  El pobre se encuentra vencido ante el embate de unas antenas de conejo, como una metáfora de la condición humana donde un mundo paralelo y virtual domina todo y a todos. Ja. Crispín descansa sobre Los Miserables como destacado miembro de ese gremio lastimero. Crispín, pobre Crispín. Si tan sólo lo conocieras un poco, podrías darte cuenta que no es necesario burlarte de él. Si lo pudieras respetar un poco, podrías darte cuenta que a pesar de sus vicios es el único que te ha dado tu lugar. Miserable Crispín. Descansa sobre las letras de Víctor Hugo leyendo un poema del movimiento del 68, Crispín. Probablemente no estén jugando contigo, Crispín. Por ahora… descansa, pequeño Crispín. Tu noche no fue fácil, loco Crispín. Apenas el día comienza y no será sencillo. Lo sabes. No tengas miedo, Crispín. No te corresponde hacer nada. Esta vez no, Crispín. Espera. Aguanta, Crispín.

Me tengo que ir, pequeño Crispín. Cuando despiertes puedes jugar pirinola.
Adios, Crispín.

Revolución antihormiga

•septiembre 30, 2008 • 1 comentario

Memoricen bien mi suela, pues ésta será la última cosa que vean en vida. Por más que intenten escapar aquí estaré siguiéndoles, acosándoles. De nada sirve. No se esfuercen. Por cada millar de pasos que den, yo les puedo alcanzar en uno solo. Así que… piénsenlo. Ahórrense las energias pues será su último viaje y les aseguro que es muy, pero muy largo. Me da pena por ustedes porque no regresarán. Lo siento, lo tengo que hacer. No tengo opción. ¿Tienen familia? Ja, como si me importara, al fin y al cabo son demasiados. ¿Acaso importará mucho acabar con un par de sus diminutas vidas? Ja. No lo creo. ¿Qué tanto es tantito? Pero mejor juguemos un poco, ¿no? A nadie le hace daño un poco de diversión. Comencemos. A ver, acérquense, pequeñitas. Préstenme sus cabecitas… una pequeña molestia y… ¡ups! ¡ja! ¡¿Qué pasa miserables?! ¡¿Ya no se quieren?! ¡¿Ya no se reconocen?! Pero si venian juntitas, como hermanitas caminando felizmente por el senderito que otras estúpidas como ustedes hicieron hace tiempo y ahora… ¿qué ha pasado? ¿Por qué pelean? ¿Por qué quieren matarse? Ja, ja, ja. No me digan que se acabó el amor. Es tan triste verlas tocar fondo… Cómo cambia todo en un instante, ¿no? Así es esto, amiguitas, pero esperen… como odio las tragedias familiares y no les daré el gusto de matarse entre ustedes, lo haré yo mismo. ¡A un lado! Ja. Así me gusta: que me tengan miedo. Bien, ahora veamos. ¿Qué tenemos aquí? ¡Ah, qué bonito! Una pequeña hormiguita sin antenas que quería matar a su hermana. ¡Qué pena! No, no, no. Muy mal hecho, hormiguita. Ahora tendrás que pagar por esto, pero ¿sabes qué? ¡Tienes buenas noticias! Ya no tendrás que cargar esas inmensas y pesadas hojas verdes por kilómetros y kilómetros hasta el hormiguero. ¡¿Qué padre, no?! Ya no más trabajos forzados. Basta de jornadas agotadoras e interminables. ¿No te gusta? ¡Pues te aguantas, hormiguita! Ja, ja, ja. La neta no es nada digno burlarse de los que están a punto de morir, pero es que tu carita de sufrimiento está poca madre. Estás pequeñita pero la puedo ver gracias a tu foto del metro La Raza, donde te hicieron un lamentable close-up . ¡Qué oso, chavita! Y eso que eres hormiga… Pero bueno, ¿tienes alguna pregunta? ¿Unas últimas palabras? ¿Te comieron la lengua los ratones? No, ¿verdad? Un ratón no se molestaría en buscarte tu lengüita, ¿cierto?, te comería toda. Ja. ¿Entonces? ¿Nada qué decir? ¡Pues qué mal, porque aunque no me hayas preguntado te voy a decir por qué te mato! ¡Sí y te aguantas! ¿Sabes por qué te mato? ¡Porque estoy harto! Estoy cansado de verte ahí muy trabajadora, ¿no?, cargando tu hojita sobre tu espalda, lomo o como le llamen. Ya me cansé de ver cómo se alborotan cuando oyen pasos en la azotea. ¿Sabes qué es lo peor? ¡Que ya me da nauseas su eterna solidaridad! Siempre trabajando por el bien del hormiguero. ¡Me da envidia! Yo quiero que alguien me ayude a construir mi casa sin tener que pagarles o darles cerveza a cambio; yo quiero a alguien que me ayude a cargar las bolsas del mandado; yo quiero a alguien me defienda cuando pisen mi azotea. ¡Pero no! ¡No hay! Y por eso me desquito con ustedes. Además ayudaré con este asesinato a mi hermano, pues él es alérgico a las hormigas desde que una bola de montoneras lo atacó y casi lo hicieron explotar de tantos piquetes que le propinaron. Y también ya estoy hasta la coronilla de que debo tener el cuidado de no dejar comida, ni mucho menos algo dulce, a la intemperie, porque, ¡ah, cómo…! luego luego ahí van como aves de rapiña a atascarse, ¿verdad? Pero bueno, mi querida hormiguita, para qué le sigo al cuento. Mejor en lo que estábamos. Hagámoslo rápido, ¿te parece? Te quedas quietesita. Yo te piso lentamente. Siento cómo truena tu insignifante esqueleto. Te embarro en el asfalto. Me limpio los residuos de tú y te dejo aquí como advertencia a tu familia. ¡Ah! Se me olvidaba la otra. A ella la voy a quemar, ¿ok? La verdad se que de nada sirve esto. Pero por lo menos, ustedes serán el mensaje para las nuevas generaciones de hormigas de que por más que intenten escapar aquí estaré siguiéndoles, acosándoles. Entonces memoricen bien mi suela, pues ésta será la última cosa que vean en vida.

Sobre la memoria finita

•septiembre 29, 2008 • Dejar un comentario

Ilusamente se creyó que este día sería recordado. Y no fue así. ¿Lo que pasó hace cerca de dos mil días se ha olvidado por completo? No lo sé. Quisiera creer que esto es producto de lo que se vive hoy en día: inmediatez, fugacidad, superficialidad… Ya nada permanece por mucho tiempo y lo que alguna vez fue escrito con cincel sobre rocas se olvida por estar en desuso. Lo mismo pasa con las fechas que, con suerte, llegan a recordarse. Los días feriados son -como su nombre lo dice- una fecha para celebrar y no para recordar. Entonces el significado de aquel momento importante pasa al terreno del olvido. Todo simbolismo se derrumba y se da el paso a lo lúdico o, si es el caso, a lo novedoso. Triste, ¿no? Quizás sí, pero también es cierto que hay que deshacerse de aquellos pasajes traumáticos de todas las historias. Aquellas heridas que lastiman, hieren y necesitan sanar. Entonces se dice que hay que olvidarse, actuar como si no hubiera pasado y “empezar de cero”. Y así de fácil se comienza una nueva vida. Sencillo, ¿no? Así parece. ¿por qué se olvidan las cosas? Es decir, ¿cuál es la utilidad del olvido? Creo que la más obvia es la falta de funcionalidad: ¿de qué me sirve recordar una fecha si de nada me sirve? ¿de qué sirven las conmemoraciones si ya pasaron? Nada, ni nadie va a regresar aquellos momentos y mucho menos serán de utilidad ahora. Si Luis Echeverría pide o no perdón por lo ocurrido en el 68, de nada nos sirve ahora. No revivirán los muertos, no regresarán los desaparecidos, no se borrará esa penosa escena de la historia. Además, si no hubiera ocurrido esta masacre y todo su significado quién sabe qué hubiese ocurrido con la sociedad mexicana. Sería otra Universidad, otra prensa, otra forma de civilidad… No sé. ¿Se puede eliminar algún acontecimiento de la historia? Imposible, ¿no? Pero bueno, no dudaría que alguien lo hiciera y no lo culparía, puesto que cada quien hace su lucha como puede y con lo que tiene a su alcance. Yo hago la mía recordando. tengo un problema con la memoria: se me olvida olvidar. Entonces hago el intento por registrar lo que tengo al alcance. Mucho de ello son fechas. Soy como un salmón que roe fragmentos de vida resistiéndose a la corriente del tiempo. Y aquí me tienen otra vez creyendo ilusamente que este día sería recordado… Y no fue así.

Hace un año…

•septiembre 29, 2008 • Dejar un comentario

Después de un año, lo único que me queda por decir es lo siguiente:

Tonight, tonight

Time is never time at all
You can never ever leave without leaving a piece of you
And our lives are forever changed
We will never be the same
The more you change the less you feel
Believe, believe in me, believe
That life can change, that you’re not stuck in vain
We’re not the same, we’re different tonight

Tonight, so bright
Tonight
And you know you’re never sure
But your sure you could be right
If you held yourself up to the light
And the embers never fade in your city by the lake
The place where you were born
Believe, believe in me, believe
In the resolute urgency of now
And if you believe there’s not a chance tonight
Tonight, so bright
Tonight
We’ll crucify the insincere tonight
We’ll make things right, we’ll feel it all tonight
We’ll find a way to offer up the night tonight
The indescribable moments of your life tonight
The impossible is possible tonight
Believe in me as I believe in you, tonight

* * * * * *

Gracias y suerte…

Lo que hoy destacó el ratón (y eso que apenas comenzó el día)

•agosto 5, 2008 • 1 comentario

1.- En una nota de esas que sólo llaman la atención a los que notienen nada qué hacer, tenía la siguiente cabeza: Telévidentes árabes en riesgo paros cardíacos olimpíadas (sic). Al escribir esto me siento muy apenado porque lo primero que se me vino a la mente, al ver este título, fue lo siguiente: ¡ataque terrorista!. Y es que al ver “árabes”, “riesgo”, “olimpíadas”, mi espíritu olímpico, humanista y pacífico se vio alterado. Entonces comencé a leer la nota paraenterarme -pobre iluso- de quiénes harían y cuándo sería el ataque. Aquí me di cuenta que soy un ratón paranoico (aunque no soy rockstar). El cuerpo de la nota contenía las declaraciones de un jefe médico de los Emiratos Arabes. El galeno externaba su preocupación por la salud de los televidentes que presenciarán desde su sillón los juegos olímpicos. Los problemas cardiovasculares aumentan en temporada de eventos deportivos de mayor importancia, por lo que el médico invitó a la gente a permanecer tranquila mientras observan la competición. Entonces yo me tranquilicé. Nada de ataques terroristas, simplemente un doctor preocupado por la salud de su gente. Y no lo culpo. De alguna manera lo entiendo porque la verdad es que los árabes -no todos, claro- son bien intensos…

2.- Otra nota que llama la atención: “Declaran a Fujimori ‘reo peligroso'” ¡¿Qué pasa aquí?! ¡Esto no es novedad! Se le culpa de dos casos de genocidio y cinco de corrupción, y apenas me voy enterando de que es ‘peligroso’. ¿Antes no lo era o qué? Además sus contrarios exigen que se le trate como al resto de los presos en su situación. Claro, todos los reos -que están ahí porque lo merecen- deben ser tratados de igual manera. El haber matado cien personas no te hace más peligroso que el que mató a una. Son igual de peligrosos; igual de enfermos sociales. Sólo que estadísticamente uno llama más la atención que otro. No hay reos más peligrosos, ni reos VIP. Son reos y punto. Están ahí porque no lograron convivir en armonía y respetar a los otros. Además luego luego se le ve en la cara a Fujimori… ¡y tiene los ojos chiquitos! ja, ja, ja…. ¡Ups! yo también…

3.-“Crean cementerio virtual eMorial”. Bueno, esto me hizo recordar cuando el vaticano anunció los nuevos pecados que condena la iglesia católica. Es absurdo y humillante. ¿Por qué lucrar con las creencias de la gente? ¿Por qué reducir a una broma virtual el recuerdo de una vida? Sus creadores afirman que este sitio de Internet busca plasmar en la red “la huella de la existencia”. Asimismo, se declaran sorprendidos por la gran afluencia de visitantes que ha tenido el portal. ¡Y cómo no! Esa cantidad de visitantes representa un diamante en bruto en términos publicitarios. ¿Acaso creen que aquellas divinas mentes buscaron una alternativa para los ya saturados cementerios tradicionales? No m… los teutones no son nada tontos. Como podrán ver en la página, el registro es gratuito, pero si quieres agregar fotos de tu difunto, videos y que escuche su música favorita tendrás que pagar 19 euros. La neta no es mucho, pero… ¿cómo saben que ya tienen WiFi en el cielo o conexión de banda ancha en el infierno?

Te dedicaré esta cancion… cuando llegue el momento

•julio 12, 2008 • Dejar un comentario

All I want is you – Barry Louis Polisar

If I was a flower growing wild and free
All I’d want is you to be my sweet honey bee.
And if I was a tree growing tall and greeen
All I’d want is you to shade me and be my leaves

If I was a flower growing wild and free
All I’d want is you to be my sweet honey bee.
And if I was a tree growing tall and greeen
All I’d want is you to shade me and be my leaves

All I want is you, will you be my bride
Take me by the hand and stand by my side
All I want is you, will you stay with me?
Hold me in your arms and sway me like the sea.

If you were a river in the mountains tall,
The rumble of your water would be my call.
If you were the winter, I know I’d be the snow
Just as long as you were with me, when the cold winds blow.

All I want is you, will you be my bride
Take me by the hand and stand by my side
All I want is you, will you stay with me?
Hold me in your arms and sway me like the sea.

If you were a wink, I’d be a nod
If you were a seed, well I’d be a pod.
If you were the floor, I’d wanna be the rug
And if you were a kiss, I know I’d be a hug

All I want is you, will you be my bride
Take me by the hand and stand by my side
All I want is you, will you stay with me?
Hold me in your arms and sway me like the sea.

If you were the wood, I’d be the fire.
If you were the love, I’d be the desire.
If you were a castle, I’d be your moat,
And if you were an ocean, I’d learn to float.

All I want is you, will you be my bride
Take me by the hand and stand by my side
All I want is you, will you stay with me?
Hold me in your arms and sway me like the sea.